Inicio 9 Relatos 9 Fábula

Fábula

Publicado el 25 de abril de 2013

Sostengo una pelota sobre mi hocico y la hago girar. Alzándome sobre  mis aletas traseras o balanceándome sobre las delanteras. Solo quiero desviar la luz del foco que desde lo alto abrasa mis ojos. Ellos están al otro lado, dentro de lo oscuro. Aplauden cuando se lo pido.

Estoy sobre un taburete en medio de un círculo de arena. Sin poder evitar los recuerdos mientras hago mi función. Llevo ya demasiado tiempo sin sentir en mi piel las frías aguas del mar del norte. Ellos me enredaron muy joven mientras cazaba para comer. Inmovilizada y aturdida., me llegó el hambre. Luego eché en el olvido los ecos de barcos y peces entre el hielo. Ahora, no fuerzo mi cuerpo como si tuviera que perseguirlos. Tampoco tengo que esquivar  el cortante hielo. Solo se trata de sostener el balón con mi hocico. A  cambio  me alimentan y con sus órdenes van borrando mis instintos.

He aprendido  a comer su pescado. ¿Qué importaba sustituir la sombra de mi madre por la de un balón azul? ¿Qué me podía importar dormir enjaulada dentro de una bañera? Si ellos con su extraño olor están siempre detrás, rellenando la ausencia con pelotas de color y abundante comida.

Hoy me siento torpe. La luz del foco después de tanto tiempo ha terminado por vencerme, mis acrobacias apenas logran evitarla. Casi no veo nada. Me repugna su pescado, ya  ni siquiera siento hambre. Hoy mi balanceo es cada vez más lento, temo perder el equilibrio. 

Ellos estallan en un gran aplauso cuando la pelota azul bota por la  arena, me arrastran y abandonan a un lado. Apagan el maldito foco. Puedo distinguir la luz del fuego en un aro y al vecino de jaula que lo atraviesa recortando su melena.

Me sacan de la pista y me abandonan en la bañera de mi jaula. En los oscuro la luz lunar a través de  los barrotes sobre la pared me regala un pentagrama. Recuerdo con la poca memoria que me queda,  silencios y ecos de peces de plata al ritmo de amenazadoras pisadas en la jaula de al lado. 

Ya no puedo controlar mi cuerpo, se empeña en querer flotar dentro de esta maloliente bañera. Ya escucho las llamadas de los míos. Se despiertan mis instintos. Partimos de pesca ocultos en la niebla de la aurora.

Ellos, al amanecer la encontraron sin vida y la arrojaron dentro de la jaula vecina. 

Ya no necesitaba esquivar el hielo de aquellos colmillos.

17 Comentarios

  1. Susana

    Sí, buena fotografía, el movimiento le queda fenomenal!Susana.

    Responder
  2. María Soledad Holgado.

    Inteligente relato, muy bien narrado y hermosamente escrito.

    Responder
  3. Anónimo

    Estoy sin aliento,y me dejaste con dolor en mi pecho.La vida de los animales es muy valiosa,y tambien merece que la respetemos,ellos no pueden hablar,pero personas tan sencibles como tu llegan a ser voceros de su dolor,tengo tanto que decir,mucho que sentir..gracias por tomarme en cuenta.besos y abrazos de poesia.

    Mibel García

    Responder
  4. Anónimo

    El mensaje subliminal lo entenderán pocos humanos. Un abrazo.
    María Dolores Martinez

    Responder
  5. Unknown

    una buena narración de giros introspectivos en jaulados por la memoria; ante la perdida de la libertad no hay nada que hacer salvo entregarse al drama de la situación que es como es… que gire la pelota, circo y pan, todos ignoran que han enjaulado la libertad…"¿Qué importaba sustituir la sombra de mi madre por la de un balón azul? ¿Qué me podía importar dormir enjaulada dentro de una bañera?", no sólo pasa con los animales, cuantos prefieren ser un número que viene y va a cambio de no tener que que verselas con su propia esencia, su libertad amortajada, apretón de manos Arturo.

    Responder
  6. Anónimo

    Hola Arturo te felicito

    Responder
  7. Anónimo

    Hola.
    Lo encuentro hermoso.
    Completo.
    Perdóname,
    solamente tengo dos observaciones,
    desde mi perspectiva:
    1. He aprendido a comer el pescado que me daban.
    aprendido – daban
    dos tiempos verbales en la misma oración, siento que hay una pequeña distorción.
    2. Ellos, al amanecer la encontraron sin vida y la metieron en la jaula de al lado.
    …la encontraron sin vida…
    qué tal si en vez de declarar que estaba ya sin vida, dices algo como: …la encontraron flotando en su bañera…, de modo que siembre quede al aire su estado, viva o no, y el lector quede apenas con una sugestión…
    Perdona, es solamente mi percepción…
    Es un texto hermoso, fuerte, concebido no solamente para llamar la atención, sino para ilustrar la fatalidad de la inconciencia humana, excelentemente construido…
    Me gusta.

    Tienes más?

    Me excuso, aunque ya debes saberlo, pero aún así:
    Felicidades, es tu pluma un ave extraordinaria…

    Responder
  8. Palabras de Arturo

    Respecto de tus observaciones:
    1. Para evitar los dos tiempos verbales que señales, cambiaré la frase actual "He aprendido a comer el pescado que me daban" por "He aprendido a comer su pescado".
    2.En este caso no me gusta utilizar dos verbos "La encontraron flotando", aunque pierda sugestión frente a "Ellos, al amanecer la encontraron sin vida".

    No tienes por que excusarte, bienvenidas sean propuestas como las tuyas.
    Si, puedes intervenir en el resto de relatos – hay un total de catorce – en este mismo blog.

    Responder
  9. anonimo

    Prefiero mantener el anonimato, como en tantas otras cosas de esta vida, la privacidad es lo que mas valoro.
    De totas formas, la sagacidad del autor me identificara y si no allá él.
    ¿Quienes somos focas en nuestra vida?.¿ Cuantos de nosotros nos vemos sometidos al cautiverio?, con la consiguiente separación traumática de nuestras ilusiones, expectativas o incluso nuestros sueños.
    ¿Cuantos estamos frustrados, no realizados, coartados, desaprovechados?
    Cuantos estamos en el exilio genetico, viviendo en una sociedad con los valores morales trasmutados, solo por nacer en ella.

    Responder
  10. Palabras de Arturo

    No se preocupe usted el autor no romperá su anonimato. Pero queda a la espera de sus comentarios en otros relatos de este blog.
    Y gracias por comentar.

    Responder
  11. Arturo Garcia

    “Fábula” tuvo 342 entradas, antes del 8 de diciembre del 2022

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...