Inicio 9 Relatos 9 De alli nadie volvía …

De alli nadie volvía …

Publicado el 8 de mayo de 2024

El gato de Schrödinger

De allí nadie volvía igual, después de haber estado en aquella cena. El anfitrión les había dispuesto en bandeja de plata, una lubina salvaje de dos kilos sabre  finas rodajas de patata y cebolla que acunaban su reluciente ojo. Estaban muy alegres, pero todo cambió cuando descubrieron en la cocina a su orondo gato y comprobaron que dónde estaba el pescado solo quedaba un triste empedrado. El minino pesó exactamente dos  kilos. Ya nada continuó siendo los mismo, sabían dónde estaba la lubina, les faltaba saber dónde se encontraba el gato.

Las dos orillas

De allí nadie volvía indemne, sin haber pagado un alto precio. Lo entendió, cuando la oscuridad le vistió de angustia, en medio del puente que une el para siempre con el nunca jamás. ¡Cuerpo a tierra! Oyó sin escuchar la orden de avanzar hacia las balas. El aire le supo a ceniza. Al regresar con el viento de morir, deseó no ser mañana una estrella. 

Estertor

De allí nadie volvía, sin saber jugar al escondite cuando la razón se oculta. Mientras la inercia no es suficiente y otra vez se nos ha ido cuesta abajo el tiempo, bailando con lo aburrido. Tarde de sofá entre los latidos de la supervivencia cuando se abrazan lo cruel y la empatía. Tregua de domingo para dioses extinguidos, que entre llamas de laurel saborean el estertor de lo que no vuelve.

Albor

De allí nadie volvía mientras mis lágrimas resbalan por tu espalda, después de haber sentido el hosco silencio que seca las tuyas en nuestra almohada.

 

 

© Textos Arturo Joaquin con  96,  68,  70  y  26  palabras, respectivamente. 

 

4 Comentarios

  1. Escuela de Escritores

    Hola, Arturo Joaquín. Acabas de participar en Relatos en Cadena, concurso de microrrelatos que organizamos con la Cadena SER (Semana 27)

    Responder
  2. Sara Sánchez

    GANADOR: “Ding dong”
    De allí nadie volvía por propia iniciativa. Quienes contrataban el viaje a la infancia se comprometían por escrito a salir voluntariamente de la experiencia virtual cuando sonara la campana, para evitar daños cerebrales irreparables. Pero después de merendar el bocata de nocilla, jugar al parchís con el abuelo, galopar en la bici sin frenos y, cómo no, disfrutar de los calentitos abrazos de mamá, todos querían quedarse. Entonces se activaba el mecanismo de expulsión urgente, consistente en la repentina aparición del coco. El susto funcionaba. Por fin se quitaban las gafas y, embriagados de nostalgia, volvían a casa con una piruleta como único consuelo.

    Responder
  3. Raúl Garcés

    Finalista: “Gracia”
    De allí nadie volvía, solía decir mi abuela. Y si lo hacía, malo, añadía persignándose. Por eso cuando veía aparecer al abuelo por el camino que conduce al camposanto se apresuraba a cerrar puertas y ventanas. El abuelo, que trabajaba como sepulturero, aceptaba la broma de buen grado pese a repetirse cada tarde. Y lo sigue haciendo aún hoy cuando hará más de un año que lo enterramos.

    Responder
  4. Ana María Abad

    Finalista: “Al otro lado”
    De allí nadie volvía. Los transeúntes que se apresuraban por la calle bajo sus paraguas procuraban esquivarlo, aunque no siempre lo conseguían. A veces, un niño se soltaba de la mano de sus padres y se acercaba, curioso y osado, desapareciendo en el acto. Algún perro juguetón se vio atraído también por su halo de misterio e incluso moscas, mariquitas y hormigas traspusieron sus profundidades para no regresar. Y allí siguen todos, al otro lado, aguardando impacientes a que cesen las lluvias para que se seque el charco, sin sospechar que se evaporarán con él, dejando tan solo su recuerdo difuso en los adoquines.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex. Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...

Con una piruleta como único consuelo …

El único consuelo Con una piruleta como único consuelo, la bicicleta destrozada a su lado, sentado al borde de la carretera, suspirando, dolorido y feliz, una sonrisa malévola fue dibujándose en su cara. No podía quejarse, lo había dado todo, su trabajo estaba...

33 palabras

      Caído del barco, entre las olas, y como buen marinero sin saber nadar. Se agarraría a un clavo ardiendo. En el fondo duermen los huesos de su mano, aferrados a una pequeña cruz oxidada.     © Texto y foto de Arturo...