Sin categoría

El impostor

Un impostor busca gentes sin rumbo, apátridas de nacimiento o por destino,que al dictado del viento reconozcan al nuevo día,que sepan de sus aromas y desconozcan sus intenciones. Que...

Dichos japoneses

.Brochazos grises en la pared de cal:aguas de abril..Cae la tardelos estorninos lleganguardo silencio.- ¿unos dragonesvan fundiendo el hielo?-  Sí, rio arriba..En el estanquelos limones...

Una luz nueva

La tierra tembló, el alud de piedras y barro no fue suficiente,pude conciliar la muerte con el sueño.Cuando desperté una luz nueva teñía al viejo mundo,en el que las aves nadaban por las...

Parchís

Me he dado cuenta,que regreso a la salidapara llegar a la meta.Mis fichas verdes sueñanpor un mar de perfidia.Sin atisbo de tormenta.Ahora hago danzarun dado en el cubilete,no temo navegarpor el...

Amazon

   eBook   

La nada del agua nada

                                                    ...

¿Quienes sois?

Con frecuencia se producen accesos internacionales a mi blog "Palabras de Arturo". Me gustaría tener algún dato o referencia vuestra, siempre me sorprende el interés por estos escritos desde...

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...

Con una piruleta como único consuelo …

El único consuelo Con una piruleta como único consuelo, la bicicleta destrozada a su lado, sentado al borde de la carretera, suspirando, dolorido y feliz, una sonrisa malévola fue dibujándose en su cara. No podía quejarse, lo había dado todo, su trabajo estaba...

De alli nadie volvía …

El gato de Schrödinger De allí nadie volvía igual, después de haber estado en aquella cena. El anfitrión les había dispuesto en bandeja de plata, una lubina salvaje de dos kilos sabre  finas rodajas de patata y cebolla que acunaban su reluciente ojo. Estaban muy...

33 palabras

      Caído del barco, entre las olas, y como buen marinero sin saber nadar. Se agarraría a un clavo ardiendo. En el fondo duermen los huesos de su mano, aferrados a una pequeña cruz oxidada.     © Texto y foto de Arturo...