Inicio 9 Poemas 9 Despertar

Despertar

Publicado el 20 de abril de 2013

La noche replegó las esquinas. El despertar las desdobló en imágenes. Por la playa Aquiles arrastra la cabeza de Héctor. Castillos de arena esparcidos por las olas. En su carro de fuego, Elías cruza el amanecer.

Resuena la caracola. Está sin estrenar la voz ronca por andar descalzo.

A este libro se le caen las letras. La imparable brisa estremece páginas en blanco. En un final que es el principio, resuena aquél párrafo leído en la vigilia:

“Yo no soy viejo todavía, pero como si lo fuera porque ya no soy joven. Hay quién nace para joven y quién para viejo. Yo confieso que soy de estos últimos”.

3 Comentarios

  1. Palabras de Arturo

    Este pequeño relato ha sido finalista junto a cinco más, entre más de cien presentados en el CONCURSO de MICRORRELATOS del "Día Internacional del Libro Cervantes 2013" el pasado 23 de abril.

    Responder
  2. Susana

    Enhorabuena Arturo! No me extraña que hayas quedado finalista. Son unos relatos muy frescos y emotivos, me gustan tus reflexiones. Estoy deseando que sigas actualizando.Un abrazo, Susana.

    Responder
  3. Arturo García

    Agradezco mucho que dediques parte de tu escaso tiempo a leer y comentar "estes cosines".
    Saludos desde Oviedo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...