Inicio 9 Columnas 9 Valdediós

Valdediós

Publicado el 21 de abril de 2013

Alguno de nosotros les dirá “No estamos en otro lugar distinto al del ultimo abrazo”.
Lava de odio nos sepultó y ahora somos exhumados. Un pincel cosquillea nuestros huesos desperdigados.

Levantando acta de los cráneos horadados examinan los dientes sanos sobre suelas de zapatos.
Alguno de nosotros les dirá ¡Dejarnos aquí! ¡ Aquí ! Donde mirándonos y maniatados, nos dimos el último abrazo.

Mientras me quede voz, hablaré de mis muertos, tan quietos, tan callados, tan molestos.
Mientras me quede voz, hablaré de sus sueños, de todas las traiciones, de todos los silencios, de sus huesos sin nombre esperando el regreso.
Mientras me quede voz, no han de callar mis muertos.

5 Comentarios

  1. Leonor

    Los muertos a los muertos hablan

    Responder
  2. Unknown

    Enhorabuena por tu forma de expresión. Utilizas una manera muy sutil y nada ofensiva para reivindicar el derecho al descanso eterno. Un descanso al que, sin duda, estamos todos condenados.

    Saga Origen (Amparo y Fabián).

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...