Inicio 9 Poemas 9 yo, tú, él

yo, tú, él

Publicado el 14 de julio de 2020
                                                
                                                          Estoy aprendiendo
                                                  a vivir en presente continuo,
                                                  neutral en la tormenta 
                                                  soy demasiado antiguo
                                                  para querer tener razón.

                                                  En ti, mi ocupación se diluye
                                                  ahora que escribo en el agua
                                                  ahora que el tiempo no pasa.

                                                  Mientras él,
                                                  tan Angel González
                                                  tan lejano bajo los álamos
                                                  rostro céreo, terno gris,
                                                  sobre las desprendidas tiselas
                                                  pasea desordenados recuerdos.
                                          


   


Ni tú ni yo éramos aquellos

nuestra conversación
zigzagueando el pasado
caía en puntos suspensivos
pespunteaba la realidad

las palabras de apretujaban
se remontaban
adquirían sentido
reflejaban lágrimas

silencio

en la playa
de los Quebrantos
sobre la arena
se han dormido 
los árboles de las riberas 

no hay más certeza
la yema de tu dedo
surca mi mano

el miedo aprieta

 © 2020  Textos y foto de Arturo García Fernández

2 Comentarios

  1. Umo

    Demasiado antiguo para querer tener razón, neutral en la tormenta, escribiendo en el agua, paseando desordenados recuerdos…
    Las palabras relejaban lágrimas… Los árboles dormían sobre la ribera de la playa….
    Aquella mano como única certeza…. El miedo apretaba… quizá porque uno ya es demasiado antiguo…
    He disfrutado mucho en este viaje por tu poema

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...