Inicio 9 Poemas 9 Azar razA

Azar razA

Publicado el 6 de febrero de 2020
Creció nómada con los suyos
Creció aquí allí ahí allá
donde las ciudades se hacen campo
Creció bajo el perfume de las estrellas
Arcturus
guardiana de las Osas
brillaba para él
Nunca le fallaba
Necesitaba concentrarse
Había recibido un telegrama
“Falleció tu hijo 
Entierro mañana
Sentidas condolencias”
Dudaba ¿hoy o ayer?
Necesitaba serenarse
Ya habían actuado
acróbatas caballos
elefantes bailarinas
Era su turno
un extranjero en su propio futuro
sujeto a una diana circular
brazos piernas en aspa 
al margen de la gravedad
El lanzador de cuchillos
espera una señal
gira gira girar girar
Vulnerable
envuelto por viento de estrellas
confiaba en el azar.
La silueta ahora crucixicada
que de joven detenía las nubes con la mirada
que de joven escuchaba a los grillos y las ranas
temblaba con cada impacto en la diana.
Arcturus 
le trajo el aroma de la flor de cuchillos
hasta aquel pueblo
donde todo el mundo se conoce 
y nadie se saluda.



                                                                     © 2020  Texto de Arturo García Fernández

1 Comentario

  1. JMiguel Umo

    El poeta es ladrón de fuego, dijo Rimbaud. Yo añado que para robar fuego hay que quemarse… y eso duele. De tanto robarlo, me he convertido en humo y ceniza… Te advierto de lo que tú mismo advertiste en Hojarasca, debajo no hay nada, mejor expresado: está la Nada… La semántica es hojarasca, por eso hace años que no juego con ella. Como sabes me desenvuelvo más cómodamente en la asemántismo del lenguaje musical…
    Todo esto para decirte que creces en ese mundo inasible que tan bien reflejan los haikus, vamos, que lo estás haciendo muy bien… Pero cuidado: el fuego lo carga el diablo. Abrazo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...