Inicio 9 Relatos 9 Blow up!

Blow up!

Publicado el 5 de septiembre de 2013

Vivo en una urbanización de las afueras. Un tren de cercanías me lleva hasta el centro, donde tengo mi despacho. Es la hora temprana de una mañana de verano, en la estación se cruzan gentes de fiesta con trabajadores.
Dentro del vagón me veo reflejado sobre el vidrio en la pared del fondo, mi corta barba, mi blanca camisa, mi oscura chaqueta y la mirada al acecho, últimamente tengo la manía de sacar fotos furtivas.

Un estertor de agonía se impone al traqueteo. Alguien activa una alarma. Cuando desciendo, desde el andén veo cómo sacan a un hombre joven que sangra por el costado. Por su mueca asoma la muerte.

Atardecer rojo. El vagón está casi vacío, reviso las fotos del móvil y me encuentro otra vez el rostro de aquel muchacho. Sobre la pantalla amplío su entorno, descubro una mano de mujer que le clava un estilete, lleva una sortija. Aumento el encuadre sobre el sello y distingo en él una araña, es la viuda negra.

Ya en casa mientras converso con mi mujer, me acerca un gintonic. Cuando observo su nueva sortija no puedo evitar un escalofrío.

2 Comentarios

  1. Unknown

    La verdad, si que es escalofriante el pensar que puedes estar viviendo con una asesina…, un abrazo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...