Inicio 9 Con Ton y Son 9 Caronte

Caronte

Publicado el 22 de noviembre de 2021

Caronte.1

 

Aquel lugar labró, su gesto grave
allí entendió el silencio, de los gatos
y el sueño en el vacío de los platos.
Sintió gritar al frío, de la llave.

Sus pasos polizones, en la nave
letal mareo, bajo sus zapatos
allí pudo velar, viejos relatos
allí pudo encontrar, viento mas suave.

Rogó ver con el brillo, de las olas
la sal perlada, en ojos que se han ido
allí, fieles plegarias, flotan solas.

Con la ausencia otras voces, han surgido
se apagan y se encienden las farolas
vistiendo con harapos al olvido.

© 2022 Música y voz Pilu Velver
© 2021 Soneto Arturo Joaquín

 

Caronte.2

 

Aquel lugar labró, su gesto grave
allí entendió el silencio, de los gatos
y el sueño en el vacío de los platos.
Sintió gritar al frío, de la llave.

Sus pasos polizones, en la nave
letal mareo, bajo sus zapatos
allí pudo velar, viejos relatos
allí pudo encontrar, viento mas suave.

Rogó ver con el brillo, de las olas
la sal perlada, en ojos que se han ido
allí, fieles plegarias, flotan solas
vistiendo con harapos, al olvido.

Aquel lugar labró, su gesto grave.

© 2022 Música y voz Pilar Narejos
© 2021 Versos de Arturo Joaquín

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...