Inicio 9 Poemas 9 Cecilia

Cecilia

Publicado el 10 de agosto de 2016

Quien pudiera ser brisa sobre el mar,
y reconocer en las olas rostros de los que se han ido,
y sostener a las aves que acechan el brillo de los peces,
y arrastrar los colores de las cometas de los niños,
y diluir el parloteo que llega desde la playa,
y anotar tus palabras sobre la arena.

 © 2016  Texto y fotografía, Arturo García Fernández

2 Comentarios

  1. Juan S.

    Con palabras has conseguido tu deseo: ser brisa… Creo q has olvidado decirle a Cecilia lo más importante para ella: Quien pudiera ser brisa… y acariciar tu piel (o rostro o labios)… He sentido placer leyendo tus versos y fotografía (siempre me fijo en tu ojo fotográfico, eres realmente bueno)

    Responder
  2. Cecilia

    Este verano cuando iba a la playa en el coche he escuchado una canción de Cecilia (1948-1976) titulada "El juego de la vida":"Quién pudiera ser piedra en esta tierra Quién pudiera no ser nada Ser un viento tibio sobre el mar Ser una brisa fría de mañana Jugar al juego juego de la vida Un fuego lento de llanto y llama Te quema el cuerpo desde dentro Te abre heridas, te cierra el alma Quién pudiera ser piedra en esta tierra Quién pudiera no ser nada Ser un viento tibio sobre el mar Ser una brisa fría de mañana"Y quise recordar el momento con seis versos que había titulado primero "Verano" después me pareció mejor "Cecilia". Por cierto continuo escuchando esta y sus otras canciones de hace más de cuarenta años.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...