Inicio 9 Poemas 9 Elegía

Elegía

Publicado el 23 de febrero de 2020
   Ay, arbolito de los años

que con pedacitos de olvido
vas contándole al viento
soledades, desvarios.

Guardabas en tu piel
reliquias del columpio y risas.

Guardabas en tu sombra
secretos de penas y besos.

Desde lo alto vigilabas
el recodo del camino
por donde hemos partido
casi todos los vecinos.

Hoy apenas reconozco
ese tronco nudoso hueco.
Tú, ahora dando cobijo 
a mis quejas y mis ecos.

Ay arbolito añorado

voy a contarte bajito.

El mástil de mi guitarra
salió de aquella rama 
que me dio quien la cortó,

   para descolgar a mi hermana.


   Ay, arbolito de los años
que con pedacitos de olvido
vas contándole al viento
mis soledades, mis desvarios.




Versión 2

Ay arbolito de los años

que con pedacitos de olvido
vas contándole al viento
mis desvarios.
         Guardabas en tu piel
         reliquias
         del columpio y de las risas.
         Guardabas en tu sombra
         secretos
         de penas y besos.
         Guardabas desde lo alto
         los recodos del camino
         por donde hemos partido
         casi todos los vecinos.
Hoy apenas te reconozco
tronco carcomido y hueco.
Tú, dando cobijo
a latas y conejos.

          Ay Aaaay
          arbolito perdido

          solo me queda de ti
          el mástil de mi guitarra.

          Ay ayyyy
          arbolito añorado
          hecho con esa rama.
          Si … la del ahorcado.



                                                            © 2020  Texto de Arturo García Fernández

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...