Inicio 9 Poemas 9 Hojarasca

Hojarasca

Publicado el 27 de diciembre de 2019
No puedo decir
que no estaba advertido:
si buscas las causas
encuentras el vacío.
Cuando lo presiento
recuerdo esa cita
y siento miedo.
Sin querer mirar al cielo.
Entre la hojarasca
busco a ras de suelo.
Aunque bajo los adoquines
no hay playas.

Bien lo sé.

Pero al respirar el silencio.

Me digo: 

el verso es la grieta
cuélate, recréate.
 
 
 
  © 2019  Texto Arturo García Fernández


Primera versión

No puedo decir

que no estaba advertido:
si buscas las causas
encuentras el vacío.
Cuando lo encuentro,
recuerdo la cita
y siento
miedo.
Entonces
busco a ras de suelo,
entre la hojarasca.
Cuando deseo
mirar al cielo.
Y me digo:
el verso es la grieta
cuélate, recréate.
Bajo los adoquines
no hay playas.
Bien lo sé.
Pero al respirar el silencio
escucho las olas.

 

                                                               


                                                                              © 2019  Texto Arturo García Fernández



0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...