Inicio 9 Columnas 9 Jejeje

Jejeje

Publicado el 22 de febrero de 2019
Fue jugador internacional de balonmano. Ahora es un jubilado de la abogacía.
Le gusta cuidarse  y continua en buena forma.
Aquel fin de semana se encontraba en el pueblo de montaña donde había comprado una casa.
Ir a por agua era de obligado cumplimiento.
En aquellas horas de la mañana no se había retirado la helada alrededor de la fuente. Solo fue un resbalón, pero el golpe de su cabeza contra el suelo le sumió en negros presagios.
– ¡Me estoy muriendo!
Cuando fue capaz de ponerse derecho, a trancas y barrancas se acercó a las primeras casas del pueblo. Entro por donde la Farmacia.
Cerca ya del escaparate sobre la acera, vislumbró a una persona con bata blanca.
– Oiga … oiga … ¡Me estoy … muriendo! … por favor …

– Perdón …  ¡soy el limpiacristales!

                                                                                     © 2018  Texto de Arturo García Fernández
                                                                                     © 2018  Foto Arturo García Fernández

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...