Inicio 9 Poemas 9 La oración del pastor

La oración del pastor

Publicado el 27 de marzo de 2022

Hay fotografías que tienen el perfume de las lágrimas de rocío en los ojos de las ovejas.

Me iluminan con la emoción del tiempo en esta tarde que se ha puesto bufanda.

Su verdad entre blancos y sepias, entre la poesía y la brujería, entre la artesanía y la casualidad.

Nunca la encontré en el fondo de algún cajón, ni en cajas metálicas con olor a membrillo. Mi memoria las guarda en los silencios de las conversaciones a media voz de los mayores.

Mi abuelo no me miraba, cuando de pie ajeno a su rebaño parece rezar el Ángelus.

El pastor y el perro ligados por un cielo abierto, ligados por el roce de la retama, ligados por la querencia de las perdices.

Definitivamente separados. Solo él supo por qué en aquél otro instante, le pasó una soga por el cuello.

 

                                            ©  2022 versículos de  Arturo Joaquín

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...