Inicio 9 Poemas 9 Papeles de Coma Jobera

Papeles de Coma Jobera

Publicado el 24 de julio de 2016

Dolor

El amor y el odio
golpean las sienes.

La carne no basta
en este trance.

El dolor
se hace arpegio
sus notas locas
anuncian
que no es el final.

Se revela
ardiendo en el crepúsculo
sin contorno
sin señales, sin humo.

Y esboza un pretexto:

“He vuelto para cambiar”.

 

Presagio

… derrumbado, derrumbado

encogido sobre ti mismo
fetal y cósmico.

… rodeado, rodeado

de bosque y de niebla.
En un pueblo perdido
buscas tu sitio
dónde la piedra es almohada
el rio sendero
los crujidos señales
el recodo enemigo.

… dormido, dormido

vigila tu sueño
que pasen a verte
los peces del rio
que no te despierten
otra vez los grillos.

Diles que estas dormido.

 

 

 

 

 

© 1979 Texto de Arturo Joaquín
© 2009 Fotografía de Arturo Joaquín

 

Paseo

Cuando salga a pasear esta noche, reconoceré a todos los habitantes de esta ciudad que también hoy estarán de paseo. Quizá sin habérnoslo propuesto; pues el mundo, aldea diurna, tiene un suburbio en la luna.

© 1979 Texto de Arturo Joaquín
© 2009 Fotografía de Arturo Joaquín

 

Recordar

Las palabras que giran a nuestros alrededor. De tanto utilizarlas olvidamos su significado ó de tanto escucharlas entendemos cosas diferentes cada vez.
… y el olvido para recordar, volver a recordar y poder comenzar otra vez.

Asomados al borde de nosotros mismos, dónde un gesto es suficiente para perder el equilibrio. Estamos habituados a no caer y entonces todo nos duele. Lo que nos rodea parece hostil.
No es cuestión de utilizar una imagen, ni de saber lo que se quiere. No poseer nada, ni siquiera intentar tener y sólo ser.
Sin poder retroceder. Hace tiempo que comenzó esta caminata y los pasos perdidos nos condujeron hasta aquí.

Los relojes marcaban sus horas en arena y cuando esta terminaba de caer se podía elegir darle la vuelta ó no. Hoy no se detienen nunca, tampoco duermen. Nos han tomado la delantera.

No es pasividad, cuando aún duele no hacer nada. Tampoco es cómodo no llegar y ser consciente de todo lo que se va perdiendo. Cuando además está mucho por hacer y algo se puede cambiar en estos tiempos de crepúsculo.

© 1981 Texto de Arturo Joaquín
© 1977 Fotografía de Joan Sabaté

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...