Inicio 9 Poemas 9 Papiroflexia

Papiroflexia

Publicado el 22 de diciembre de 2019
Aquella mirada bajo la visera
escudriña el navegar 
del barco de papel
por el estanque del parque.
En un costado de proa 
se leía El Kapitan.
 
Busca una isla
con un palacio de cristal
por dónde las aguas
son de un gris metal.
 
Aquel niño que juega solo
hace un mes pasó la gripe.
Su madre le trajo
cartulina para plegar
por la mitad del folio
por la mitad y deshacer
hacia el centro
hacia arriba 
las esquinas hacia atrás
abrir por la mitad hacia afuera
hacia arriba y por detrás
tirar desde las esquinas y
el barco de papel 
      papiroflexeado está.
 
Mientras contaba los días 
que ha de tardar en sanar,
eligió el Playmovil de la espada
y lo nombró Kapitan.
 
Arde su mirada en fiebre 
bajo la venda con hielo
la fría penumbra le encubre
de la cruel claridad.
 
Pronto dormido estará.
 
En el sueño navegó
por frias aguas de metal 
hasta su palacio,

con torreones de cristal.


     © 2019  Texto Arturo Joaquín

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...