Inicio 9 Relatos 9 Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

Publicado el 8 de junio de 2024

La Metamorfosis

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le estaba deshaciendo irremisiblemente.

Pero una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la cabeza, vio su vientre convexo y oscuro, sobre el que casi no se aguantaba la colcha, que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo.

Entonces entendió lo que significaba su nueva vida como coleóptero. 

 

© Texto de Milio el del Nido & Franz Kafka

 

 

1 Comentario

  1. Gustavo Romero / Laura García / Alberto Moreno

    Ganador:Destino descartado
    de Gustavo Romero de la Fuente

    Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros. Tú simplemente escribe: «Planeta poblado por bichos similares a los escarabajos, entre tres y cuatro metros de altura. Se mueven en pelotones compuestos por una docena de individuos. Voracidad insaciable, parece que prefieren la carne al metal. Mandíbulas poderosas, la nave duró menos de diez minutos. Velocidad, unos ocho kilómetros por hora. Sospechamos que nos detectan de alguna manera porque, aunque no estemos en su campo de visión, es imposible esconderse de ellos. Son inteligentes y conocen bien la orografía: han logrado acorralarnos en un desfiladero sin salida. Destino descartado». Subraya la última frase.Y dale a enviar ya

    Finalista:Extraña pasión
    de Laura García Redondo

    Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros o de qué se alimentan. Dime tú la utilidad. Pero allí estaba, como ya empezaba a ser habitual, rodeado de su colección de libros de entomología. Le pregunté si veíamos una película, el silencio fue la única respuesta. ¡Qué mal le había sentado el despido! Aburrida, me fui a recoger la cocina y puse la radio como compañía. «Han hallado el cadáver del empresario desaparecido, devorado por una extraña especie de escarabajos carroñeros, muy poco frecuente en la región». La apagué de inmediato. ¡Qué manía le había dado a todo el mundo con lo mismo!

    Finalista:”Un día más en el jardín
    de Alberto Moreno

    ¿Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros?, me pregunta Sandrita. Yo no contesto. Solo sigo comiendo moras, y viendo cómo los escarabajos y los ratones corretean entre las costillas de papá. La zarzamora ha avanzado, le tapa ya medio cuerpo, y sirve de refugio para los bichos. A veces dos ratones aparecen por sus cuencas, y nosotros nos carcajeamos. Nos sale sin querer. Es como cuando papá intentó colgarse del nogal, y cayó de bruces contra la cruz de piedra de mamá. Nos carcajeamos, solo eso. Y comemos moras.
    Y a veces a Sandrita le cae un churretón, y yo se lo lamo. Sabe muy dulce, Sandrita.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...

Con una piruleta como único consuelo …

El único consuelo Con una piruleta como único consuelo, la bicicleta destrozada a su lado, sentado al borde de la carretera, suspirando, dolorido y feliz, una sonrisa malévola fue dibujándose en su cara. No podía quejarse, lo había dado todo, su trabajo estaba...