Inicio 9 Poemas 9 Ocho de mayo del dos mil veintidós

Ocho de mayo del dos mil veintidós

Publicado el 9 de mayo de 2022

Este domingo, que la inercia no esconde nada.

Cuando otra vez, se ha ido cuesta abajo nuestra tarde

bailando un oscilante swing, con lo aburrido.

Sin los besos en el asiento de atrás de un coche, 

sobre el sofá, se abrazan lo cruel y la empatía

entre los latidos de nuestra supervivencia.

 

Domingo de tregua, para dioses extinguidos.

Un leopardo en llamas de laurel y serpientes 

sueña con el opaco estertor de cada víctima.

 

Preso por meridianos de hielo que se encogen,

rugiendo revienta  las cuerdas del arpa ciega.

Pisa por fin la tierra, virginal e implacable.

Su olfato es del aire, que lo avasalla sin huellas

su oido un laberinto, donde chocan las palabras

su tacto antes seco, ahora es un cauce de agua.

Esgrima con bolas amarillas

larga cadena de juegos, y variables astros.

Este domingo. Alcaraz es capital del mundo.

 

 

 
 
            ©  2022 foto y versos de  Arturo Joaquín

 

 

 

1 Comentario

  1. Luciano Maldonado

    Luciano Maldonado ha comentado:Excelente poema que envuelve al lector en un clima de rutina y abulia de otro domingo vacío. Muy al estilo del spleen de Baudelaire. Brillante final con un chispazo futurista, elogiando la velocidad y el dinamismo de una gran final de tenis.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Y dale a enviar ya …

Naufragio ¡Y dale a enviar ya!  Gritó el capitán desde el cuadro de mandos. Sobre la cubierta el patrón se desgañitaba ¡Arriad el foque! ¡Cuidado, el bauprés! ¡Orzad a estribor! La tormenta arreciaba y cuando un definitivo golpe de mar volcó al velero, alguien  pedía...

Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros …

La Metamorfosis Para qué demonios sirve saber que se llaman coleópteros, ¡carcoma! ¡carcoma! Los malditos bichos estaban acabando con la casa en la que había invertido todos sus ahorros, con la que pensaba dar el cambio definitivo a su vida y que, por su culpa, se le...

Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos …

Nota de mi diario Mañana podrá comprarle sus malditos cuadernos, mi ex.  Pero no se cuantos puede necesitar. Anoche bebí demasiado.Tener un adolescente en casa, si que es una droga dura. ¿Para que puede quererlos? No me trago que se los haya pedido la de lengua. Él...